martes, 10 de julio de 2012

A por la docena

No sabía que título ponerle a esta entrada, cuando me he decidido y me he parado a contar los días que llevo con la dieta me ha costado pensar que ya van 12. LLega un momento en el que pierdes la cuenta, y eso me indica que ya no lo llevo tan mal como los primeros días. Todo ha pasado a formar parte de una rutina más, si bien es cierto que los fines de semana es cuando más te cuesta llevarla a cabo. Sin ir más lejos, este sábado tuve el cumpleaños de mi hermano y mi madre había preparado unos seguro que deliciosos solomillos a la carbonara. Ummm si que me apetecían, pero allí estaba yo con mi arroz integral con pollo, tal y como me correspondía ese día. Y para más inri por la tarde estuve en una barbacoa con amigos, y yo con mi puré de calabacines...en fin, son algunos sacrificios que tienes que asumir cuando vas a emprender este camino. Aunque bueno no se lleva muy mal porque realmente no tienes hambre. Lo típico de esas situaciones es que te digan...pero si un filetito no te va a engordar...es pollo...venga después te vas a andar y lo quemas...mi respuesta fue siempre un tajante no. Bastante nos ha costado llegar hasta aquí como para caer en tentaciones absurdas. Lo mejor en esos momentos es mirarte y ver lo que estas consiguiendo, porque yo en una semana ya lo noté, y ahora no sólo lo veo en la balanza sino que también veo como voy reduciendo volumen. Creo que esta segunda semana voy a perder menos, pero el kilo y medio seguro que lo consigo. Ayer no tenía muchas ganas de ir al gimnasio, lunes y con la regla pufff que pereza...pero ¿qué arreglaba quedándome tirada en el sofá? Me refresqué y me espabilé un poco y cogí fuerzas para ir. Una clase de pilates con 10 minutos de cardio antes de entrar. Después te alegras porque cuando sales eres otra persona, a mi después de hacer ejercicio me queda una sensación de sentirme más ligera, así que una motivación más para ir. Como ya he comentado anteriormente esto es una carrera de fondo, no es la operación bikini, al menos cuando llegue septiembre no tendré más kilos de los que tenía y me quedará menos para alcanzar mi objetivo. Se que cuesta, siempre la tentación está ahí, pero a mí una de las cosas que más me pone las pilas es una buena canción cañera por las mañanas, nada de escuchar música ñoña porque termina deprimiendome y haciendome pensar en cosas que no debo. Así que os recomiendo que tengáis a mano un buen repertorio de música que os motive a moveros y os alegre el día. Bien sea en el trabajo, realizando labores domésticas o simplemente cuando estáis relajados en el sofá, la música os animará bastante y os ayudará con los pensamientos positivos.
Ya el viernes escribí el menú que correspondía al primer día de la segunda semana. Ahora estoy repitiendo el segundo día de la segunda semana, os lo cuento aunque el jueves tal y como hice la pasada semana cuelque la dieta entera.
Para desayunar, la media mañana y merienda como siempre. Yo intento no comer más de dos yogures al día así que la media mañana y la merienda voy cambiándola según el postre que me toque en el almuerzo y la cena. 
A medio día pone paella con arroz integral, pollo y ensalada. El arroz tiene que hervir y apartarlo para cocinarlo para quitarle el almidón. Yo la verdad es que soy más cómoda y compre los vasitos de brillante que se calientan al microondas porque el más rápido y menos engorroso. En mercadona también lo venden de la marca hacendado, es algo más barato pero tiene más calorías. Compre el brillante, como vienen dos vasitos tenemos para los dos días que nos corresponden. Pone que tiene algo de aceite vegetal, pero como yo nunca le echo aceite a nada no creo que sea mucho problema. El pollo lo tengo echo del día anterior, como el primer día se hace pechuga de pollo a la plancha hago dos filetitos más y después los pico. Ya cada cual cocina el arroz a su gusto. Yo lo hago así porque la verdad es que soy algo vaga y me gusta así. La ensalada puede llevar lo mismo que las anteriores semanas. De postre yogurt desnatado.
Por la noche toca puré de calabacines, con dos lonchas de jamón york y quesito desnatado.
Bueno espero que si lo estáis siguiendo y tenéis alguna duda o algo que comentar lo hicierais porque creo que puede ser positivo. Sólo recordaros que solo hay que querer para conseguirlo. Que todos podemos ser unos campeones.
¡Ánimo, tú también puedes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada